Infórmate > Noticias 

Noticias 

Mohamed Said Hamdad: Cervantes, Picasso o el viaje del Stanbrook… Argelia y España tienen una relación histórica olvidada
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

02/07/2021

El mediador de Ecos do Sur nos desvela la histórica y cercana relación entre Argelia y España. También nos habla de la necesidad de crear una sociedad acogedora que resalte las ventajas de la multiculturalidad. 

 

1 de 1

Argelia ha saltado a la actualidad por la celebración de unas elecciones parlamentarias en las que el partido Frente de Liberación Nacional (FLN) ha vuelto a salir como ganador. No obstante, poco más del 25% de los votantes participaron en estos comicios, que tuvieron una abstención histórica.

El FLN ha sido centro de las críticas de muchos manifestantes en los últimos años, unas revueltas que han hecho que Buteflika saliera del poder en abril de 2019, lo que supuso un golpe para la formación, acusada de la mala gestión del país durante las últimas décadas en el poder.

Para comprender esta realidad, así como para conocer otros muchos aspectos del país, Mohamed Said Hamdad, mediador de Ecos do Sur, de origen argelino, nos comenta un poco más sobre la historia de Argelia.

-¿Qué nos puedes comentar sobre la “era Buteflika”?

-Buteflika ha sido presidente durante 21 años, cuatro mandatos, militando en el FLN, que subió al poder durante la guerra de Francia y Argelia, donde nació como un frente de liberación que pedía la independencia del país ante la ocupación francesa. A los 23 años Buteflika era nombrado Ministro de Exterior, el más joven del país (y uno de los más jóvenes del mundo). Como político es inteligente, habla varias lenguas y logró el apoyo del presidente Bumedian, siendo su brazo derecho.

Después desapareció un tiempo, llevándose dinero de la caja del país. En los años 90 subió al poder el Frente Islámico de Salvación (FIS), un grupo radical que provocó un conflicto civil que duró 10 años. En esta época aparece de nuevo Abdelaziz Buteflika, quien negoció con los radicales islamistas y prometió, como prioridad, la seguridad en Argelia, así como el fin de la guerra interna; por lo que ganó la confianza del pueblo.  Gracias a esta intervención, consiguió ser presidente en 1999, comenzando así la “era Buteflika”, que duró unos 20 años.

-Hasta hace muy poquito…

-A principios de marzo de 2019, Buteflika (que está en silla de ruedas y sin moverse) confirmó su intención de presentarse a un quinto mandato, lo que desató masivas manifestaciones pacíficas en todo el país, que hicieron que éste renunciara a presentarse, pero entregando el cargo al presidente del Consejo de la Nación, Abdelkader Bensalah, del FLN, y que sigue la misma línea que Buteflika.

-Argelia  cuenta con 43 millones de habitantes y casi la mitad son menores de 30 años. ¿Por qué esta abstención entonces en las elecciones de Argelia, en su mayoría, de gente joven?

-Bueno, además de estos 43 millones, sólo 9 millones están en París, por lo que habría que sumar otra mucha población. La gente joven quiere un cambio en el país, que no es fácil debido a la falta de oportunidades, el paro o los problemas económicos. La gente quería ver un cambio, no que siguiera un partido que lleva unos 20 años en el poder en unas elecciones en las que se manipulan a los medios de comunicación, así como todo el proceso. Por ejemplo, cuando veo la televisión en Argelia, pienso que es Dinamarca o Suiza, ya que graban los mejores sitios y con escenarios preparados. Todo son mentiras. En las redes sociales se ven protestas masivas, algo que no vas a ver en la televisión local.

-Pese a la abstención, ¿Qué ha pasado exactamente en las elecciones del mes pasado?

-Según cifras oficiales, se hablaba de un 30% de participación, aunque los expertos aseguran que se presentaron muchos menos. ¿Quiénes? Bomberos, policías, militares… quien depende del gobierno. Por ejemplo, en mi ciudad, Cabilia, sólo se presentó el 1%, en Bujía, 4% y Bumerdés hubo un 3% de voto.

-Ante esta situación, que provoca falta de oportunidades, mucha gente opta por irse.

-Sí, a pesar de la riqueza del país, la situación es complicada para muchas personas. En su mayoría, hay mucha gente que va a Francia.

-¿Cómo son las relaciones de Argelia con España o con la comunidad internacional?

-Las relaciones exteriores de Argelia son buenas con muchos países, así evitan que se le interrogue sobre su propia situación interna o sobre si se cumplen (o no) allí los derechos humanos. En concreto, las relaciones con España son buenas, de hecho, estamos a una hora de vuelo de allí, aunque poca gente sabe que Argelia y España tienen una relación histórica.

-Qué interesante, cuéntanos más sobre estos lazos.

-Si hablas de Picasso, este artista participó en la revolución argelina con un arte reivindicativo que apoyaba a las mayoría, defendiendo también a los pueblos que sufren opresión. Este artista retrató a personas como Djamila Boupacha, apresada y torturada en la guerra de Francia y Argelia. También podemos hablar de Cervantes, que estuvo preso cinco años en Argelia y se ocultó en una cueva que sigue siendo muy visitada. Algún ejemplo más actual es, por ejemplo, las negociaciones con ETA que se hicieron desde allí hace unos años.

-También se habla de Argelia como lugar de acogida de muchas personas represaliadas por el franquismo…

-Sí, es la historia del barco Stanbrook, en el que migraban personas huyendo de los ataques de las tropas franquistas. Muchos de ellos se quedaron viviendo en Orán, donde existe el que se conoce como “El Barrio Español”, donde viven descendientes de estas personas.

-Eres fotógrafo y te gusta la cultura. ¿Cómo vive un creador en Argelia? ¿Y en España?

-Estudié Bellas Artes y Literatura. Soy fotógrafo y diseñador, de hecho, mi proyecto de fin de estudios fue sobre el arte de Picasso en relación a sus vivencias en Argelia. ¿Y cómo vive un creador? Pues es difícil vivir solo del arte (o de la fotografía). Hay que hacer como Rosalía, salir un poco de lo que quieres hacer para vender.

-Qué bueno. ¿Te gusta el flamenco?

-Me encanta.

-Cambiemos el tema y hablemos de tu trabajo en Ecos do Sur, donde eres mediador…

-Sí, los mediadores facilitamos ayuda a mucha gente que viene, ya que, por ejemplo, al ser africano y argelino, tengo más lazos en común con las personas a las que intentamos ayudar.

-Este 20 de junio ha sido el Día Mundial de las Personas Refugiadas.  ¿Cómo se puede mejorar la situación de las personas que han tenido que dejar el país?

-Creando una sociedad acogedora. Me dirigiría a la ciudadanía directamente y le diría que fuera empática y que se pusiera en la piel de los demás. Es decir, que pensara en las ventajas de la multiculturalidad.

Archivada en:

Infórmate > Noticias

MATERIALES RELACIONADOS
Noticias
Boletín

Mantente informado/a

Recibe nuestro boletín

Más info