Infórmate > Noticias 

Noticias 

Djibril Faye: Mi principio es luchar contra la corrupción que gangrena la economía de Senegal
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

19/04/2021 | A Coruña

Djibril Faye, mediador de Ecos do Sur senegalés, nos ha contado de primera mano cuál es la situación en un país que desea consolidar la democracia y desarrollarse.

1 de 1

En estos días la democracia de Senegal se ha visto muy afectada por las acciones del presidente Macky Sall, quien ha intentado deslegitimar a su opositor, Ousmane Sonko, para perpetuarse en el poder. No era la primera vez que se realizaban acusaciones similares desde el Gobierno. En las elecciones de 2019, los dos candidatos que podían poner en apuros la mayoría de Sall fueron acusados por malversación de fondos y enriquecerse de manera ilícita: Khalifa Sall, exalcalde de Dakar, y Karim Wade, hijo del expresidente Abdoulaye Wade.

Con la diferencia de que esta vez la ciudadanía sí rechazo de pleno este ‘complot’, como lo calificó Ousmane Sonko, y miles de sus seguidores salieron a la calle para exigir al Gobierno el fin de su deriva autoritaria.  

Ousmane Sonko, inspector de impuestos senegalés, diputado y candidato a la presidencia, pone rostro a las miles de personas que, en Senegal, persiguen un cambio profundo. Nuestro compañero, Djibril Faye, mediador de Ecos do Sur senegalés, nos ha contado de primera mano cuál es la situación en un país que desea consolidar la democracia y desarrollarse.

-¿Por qué tantas personas, concretamente jóvenes, salieron a las calles en Senegal?

-Los senegaleses salieron a las calles para apoyar a las movilizaciones que surgieron como respuesta del arresto del principal opositor político, Ousmane Sonko, unas revueltas que han acabado con una gran represión (por parte del Gobierno) y 15 muertos en todo el país, aunque hubo más presión en la región de Casamance, donde Sonko es muy respetado.

-¿Qué podrías contarnos sobre la situación política actual de Senegal?

-En la mayoría de los países de África, sus presidentes no respetan las constituciones, son los primeros en ser los que recortan o hacen sus leyes para seguir en el poder. Esto sucedió en Costa de Marfil, en Guinea Conakry y, ahora, en Senegal, donde Macky Sall intenta perpetuarse en el poder. En teoría, según la Constitución sólo podría estar dos mandatos, pero parece que planea estar más tiempo.

Detrás de Macky Sall están también los intereses de Francia, que sigue expoliando nuestros recursos y quedándose con gran parte de las transacciones que se hacen al franco CFA (Colonia Francesa Africana), una moneda heredada de un pasado colonial. Un 80% de nuestro dinero no está en las manos de Senegal, por lo que, si no hay un cambio, el país no se va a desarrollar: seguiremos siendo proveedores de emigrantes.

Las empresas francesas no pagan impuestos en Senegal, hacen allí muchísimo dinero que se llevan, ¿así como vamos a crear empleo?

Senegal sigue siendo un paraíso para los inversores franceses, que tienen presencia en todos los sectores de la economía. El descubrimiento reciente de petróleo y gas en el territorio está intensificando la lucha por acaparar los recursos del país.

-Sobre esto. ¿Qué piensa Ousmane Sonko?

-Sonko es un líder patriota que quiere acabar con el yugo francés y defiende que tengamos una moneda propia para poder desarrollarnos, como hicieron otros países africanos.

-Parece que Macky Sall no quiere dejar el poder y ha intentado montar un escándalo para involucrar a Sonko…

-En primer lugar, en 2019, Macky Sall fue reelegido presidente, aunque se vieron a niños y menores votar, por lo que se duda mucho de cómo se desarrollaron esas elecciones. Pese a eso, Sonko irrumpió con fuerza en el panorama político. Macky Sall vio a Sonko como un serio opositor, por lo que ha fabricado un historia para acabar con él, aunque no funcionó.  

-¿Cómo fue ese complot?

-El Gobierno sabía que Sonko iba habitualmente a un salón de masajes, ya que tiene un problema lumbar, entonces intentaron acusarlo de un presunto delito de violación.

Lo hicieron cuidadosamente y con tiempo, ya que seis meses antes aprobaron leyes más duras contra la violación (lo cual está muy bien y se hizo con mayoría absoluta del gobierno), a la vez que impusieron restricciones de movimiento en unas zonas muy concretas donde él se iba a desplazar. Estas medidas endurecerían una posible futura codena. En definitiva, todo fue orquestado para que Sonko se quedara solo en el salón con la masajista que lo inculpó.  

Finalmente, Sonko admitió ser cliente habitual del salón por razones de salud, pero negó las acusaciones de violación. Es más, señaló al actual presidente de Senegal, Macky Sall, de estar tras este complot para acabar con su carrera política.

-¿Cómo reaccionó la ciudadanía?

-Ante esta situación, miles de senegaleses salieron a las calles y consiguieron que Ousmane Sonko fuera liberado. Cuando interrogaron a Sonko también hubo mucha presión por parte del gobierno, lo que provocó dimisiones de varias personas, incluso del primer juez que vio el caso. La gente está muy decepcionada con todo esto, ya que está siendo consciente de todas las corruptelas constantes (que antes no había) y que dañan seriamente la democracia del país.

Mi principio es luchar contra la corrupción que gangrena la economía de Senegal, me educaron así, como a muchas personas que no queremos apoyar esto.

-Entonces, la sociedad se está dando cuenta de todo…   

-Sí, también gracias a la educación, la sociedad está cambiando. La juventud también es consciente de las artimañas del gobierno, ya que escuchan más voces que denuncian esta situación y lamentan que, con todos nuestros recursos: el gas, el petróleo, las materias primas que tenemos… no es justo que estemos en el ranking de los 25 países menos desarrollados del mundo.

-Hablas de escuchar más voces. ¿Los medios de comunicación principales apoyan a Macky Sall?

-Sí, las grandes cadenas y los grandes medios sí.

-¿Y qué se hace frente a esa desinformación?

-Pues seguimos otros medios de Internet y redes sociales, donde hay libertad de expresión. Cada mentira que sale de la boca de Sall se desmiente en las redes sociales, por lo que la sociedad es consciente de la situación de Senegal.

Ousmane Sonko siempre ha denunciado la corrupción del país y siempre ha vivido según sus principios. Su salario de diputado lo divide en tres partes: lo dona para los huérfanos, para mujeres emprendedoras en Casamance y con la tercera parte vive él y su familia.

Sonko quiere dar empleo a los jóvenes, fomentar la agricultura, la ganadería y la pesca están hundidas. Hay que recordar que en Senegal muchos negocios están cerrando por la crisis. Necesitamos más oportunidades y Sonko sabe que hay que cambiar el enfoque económico para dar trabajo a la gente allí.

-¿Qué se podría hacer desde España, por ejemplo?

-España ha dado fondos para el desarrollo de Senegal, aunque muchos se han perdido por la malversación de fondos y la corrupción presente en el país.

Hace 10 años en Senegal no había estas corruptelas, es algo muy reciente que no se puede permitir, ya que así no se puede desarrollar un país que tiene muchas oportunidades de crecer.

Archivada en:

Infórmate > Noticias

MATERIALES RELACIONADOS
Noticias
Boletín

Mantente informado/a

Recibe nuestro boletín

Más info